Mohammadi se convirtió en leyenda con un breve momento de locura